En este caso nos dirigimos un poco más a nuestros amigos de “Endurance”, y es que, cuando hablamos de mejorar nuestra resistencia o rendimiento, lo primero que nos viene a la cabeza nutricionalmente hablando, son los carbohidratos, y en cierta parte tendríamos razón, porque como ya sabemos, la principal fuente de energía que disponemos es el glucógeno, pero como vamos a ver a continuación, no solo los carbohidratos van a ser importantes en el proceso de oxidación y obtención de energía durante nuestra actividad, ¿ os habéis preguntando qué pasa cuando alargamos el tiempo de esfuerzo y nuestras reservas de glucógeno se van deteriorando? , o simplemente podemos imaginar a una persona en que su alimentación se basa en una ingesta baja de carbohidratos, y directamente se parte  con unos niveles bajos de glucógeno.

Pues bien, a medida que por la razón que sea nuestro glucógeno muscular va disminuyendo, empieza la oxidación de los ácidos grasos, esta oxidación va hacer que aumente la gluconeogénesis ( Rennie, 2000), es decir, la obtención de glucosa a nivel hepática a través de otros sustratos, estos sustratos van a ser los aminoácidos.

Los aminoácidos que vamos a utilizar con fines energéticos en mayor medida son, la alanina y los aminoácidos de cadena ramificada (los famosos “bcaa”, que son Leucina, Isoleucina y Valina), ( Sánchez, 2010). Estos aminoácidos como puede ser la leucina, tiene la propiedad de permitirme la oxidación directa en el músculo por un lado, y por otro, obtener glucógeno a nivel hepático.

A medida que voy utilizando los aminoácidos de cadena ramificada con fines energéticos, la relación triptófano-aminoácidos va aumentando, siendo como resultado el aumento de triptófano libre ( Castell, 1999; Newsholme, 2006), que al cruzar la barrera hematoencefálica actúa como un precursor de la síntesis de Serotonina ( Yamamoto, 2012). La serotonina es una hormona que se asocia con manifestaciones como la de tener hambre, o tener sueño, entonces nos preguntamos, a nivel físico: ¿Nos va interesar la aparición de serotonina en el ejercicio?

La respuesta claramente es NO, porque el incremento de los niveles de serotonina, se asocia con un aumento de la percepción subjetiva del esfuerzo (Blondstrand, 2001; Smriga 2006) , lo que va hacer que yo quiera pararme, y  no porque me haya quedado sin sustratos o sin reservas, sino porque la percepción subjetiva de esfuerzo va a desembocar a un tipo de fatiga, denominada “La fatiga central” ( Newsholme, 1986)

Como conclusión destacamos que para aquellos atletas de fondo que quieren mejorar su rendimiento, no solo tienen que tener en cuenta la toma de carbohidratos, porque como acabamos de ver, aminoacidos como Alanina, BcaaO leucina por sí sola, pueden marcar una pequeña gran diferencia a nuestro favor en un momento crítico.